Blockchain es un tipo de tecnología de contabilidad distribuida (Distributed Ledger Technology, DLT), una base de datos compartida de transacciones mantenidas a través de Internet.

Cada transacción registra cantidades, fechas y tiene una firma digital única, y puede ocurrir sin un procesador central, lo que significa una reducción de los costes, tiempos y tarifas.

La tecnología se popularizó con Bitcoin y otras criptomonedas, y sin embargo, su presencia en el sector financiero se ha vuelto cada vez más prominente en los últimos años.

 

Creando eficiencias y transparencia

Dado que gran parte de la industria financiera comercial sigue dependiendo en gran medida de las transacciones en papel, desde cartas de crédito hasta conocimientos de embarque, el procesado de pagos puede resultar demasiado lento.

A través de la digitalización, la contabilidad compartida permite que todos los miembros de una cadena de suministro vean los mismos documentos, lo que limita la probabilidad de comportamiento fraudulento, ya que no se puede editar ni alterar nada, al tiempo que se reduce la dependencia de procesos manuales. Todos los miembros pueden ver los documentos de forma simultánea, con revisiones y aprobación instantánea que reducen drásticamente los tiempos de espera.

Una de las ventajas clave de blockchain es el uso de contratos inteligentes, aquellos que se pueden ejecutar automáticamente cuando se cumplen los términos del acuerdo. Los contratos inteligentes permiten la transferencia de divisas o activos directamente entre las partes, agilizando las transacciones y haciendo que los trámites en bancos e instituciones financieras resulten superfluos.

De esta forma la seguridad aumenta, ya que las transacciones deben verificarse individualmente mediante criptografía antes de su autenticación.

La descentralización de datos significa que también aumenta la transparencia, con una mayor capacidad para que los participantes calculen sus tolerancias de riesgo a medida que se endurecen las regulaciones. Una mayor transparencia significa que el cumplimiento de las regulaciones KYC y AML resulte más fácil.

 

Las limitaciones de blockchain

Sin embargo, es poco probable que la implementación de blockchain en la financiación comercial se universalize a corto plazo. Dejar de depender de los procesos en papel e introducir medios digitales en el comercio es el precursor de la adopción de DLT.

“Blockchain será el futuro de la financiación comercial, ya que se convertirá en la plataforma distribuida para el comercio, pero aún hay un largo camino por recorrer” dice Andy Suen, ingeniero principal de Harbor.

Debido a la naturaleza fragmentada de las cadenas de suministro, con múltiples partes interesadas involucradas, desde instituciones financieras, grandes corporaciones, empresas upstream y downstream y negocios de logística, el nivel de colaboración requerido para construir y mantener una solución DLT es muy elevado. Sin consenso en toda la red, es poco probable que se logren las eficiencias que la tecnología blockchain hace posible.

Una plataforma de este tipo alcanzaría su máxima utilidad cuando la mayoría del mercado adopte la idea, ya que es poco probable que se obtengan beneficios financieros a corto plazo.

Una mayor transparencia en la actividad de los miembros de la cadena de suministro es universalmente positiva; sin embargo, sin estándares acordados para compartir datos, la idea de compartir información confidencial puede generar alarma.

Ciertos reguladores tampoco están todavía convencidos con la tecnología blockchain, por ejemplo, países que solo reconocen cierta documentación en papel.

Por otro lado, la naturaleza descentralizada de blockchain significa que se pueden plantear cuestiones territoriales y jurisdiccionales.

 

El aquí y ahora

El uso de la tecnología blockchain en el comercio internacional prevalecerá a su debido tiempo, pero, ¿qué significa para la mayoría de las empresas involucradas en el comercio internacional?

Harbor está adoptando un enfoque pragmático para ayudar a las empresas de hoy en día a emprender su viaje de transformación digital. Nuestra plataforma se basa en las últimas tecnologías en la nube y oculta las complejidades de las nuevas tecnologías detrás entre bastidores. Esto permite a las empresas concentrarse en hacer aquello en lo que son buenas mientras disfrutan de la flexibilidad de la financiación comercial en una plataforma totalmente integrada.

“Una estrategia de implantación por fases es lo más apropiado cuando se trata de optimizar procesos de cadena de suministro en una empresa”, dijo Joaquín Jiménez, director de Harbor. “Pasar del papel a una realidad totalmente digital e integrada constituye de por sí un gran paso”.

En el proceso de digitalización, hay mucho trabajo por hacer antes de que un entorno blockchain sea siquiera una opción. Revisar los procesos fundamentales dentro de la empresa es la prioridad, como Order-to-Cash y Purchase-to-Pay. Cada paso del proceso de pedido debe migrarse a un equivalente digital, con la automatización, el flujo de trabajo, las reglas comerciales, y los controles de auditoría adecuados.

“Blockchain y DLT no pueden hacerlo en tu lugar, ni te dirán cómo hacerlo”, dijo Jiménez.

Las plataformas digitales sencillas y robustas como Harbor pueden ofrecer valor en el aquí y ahora. Con la plataforma HarborTrade, las empresas pueden optimizar y simplificar su proceso de compra, al tiempo que obtienen los términos financieros adecuados para conseguir sus metas de liquidez y sus objetivos de balance.

 

Sobre Harbor

Harbor es un proveedor de Supply Chain Finance que ofrece soluciones de capital de trabajo para mejorar el ciclo de conversión de efectivo. Nuestros programas permiten pagos anticipados a proveedores para que los compradores puedan optimizar su propia liquidez a través del crédito comercial.

La plataforma HarborTrade no sólo inyecta liquidez en la cadena de suministro, sino que permite una mejor gestión de proveedores y adquisiciones al permitir que compradores y proveedores interactúen creando procesos optimizados. Con un flujo de caja mejorado y eficiencias administrativas, los usuarios de la plataforma HarborTrade pueden adaptarse rápidamente a la economía global cambiante y utilizar tecnología para seguir siendo competitivos.

Harbor facilita el comercio tanto a nivel nacional como internacional con oficinas y representantes en Miami, Los Ángeles, Nueva York, Hong Kong, Países Bajos, Alemania y Mumbai.